+1 (888) 6-LINGUA
Seleccionar página

¿Cuál es el idioma más difícil de aprender a escribir para los hispanohablantes? En este artículo responderemos a esa pregunta según la evidencia disponible, pero también haremos una aclaratoria: ¡Todo es posible si te lo propones!

Por más alejada que esté una escritura a la que se usa en tu lengua madre, siempre que tengas las herramientas correctas, el método adecuado y una disposición férrea, podrás aprender a escribir bien en ese idioma.

Puedes decir que sabes un idioma realmente cuando puedes entenderlo, hablarlo, leerlo y escribirlo. Si se trata de idiomas como el árabe o el chino, cualquier hispanohablante podría creer que es válido conformarse con hablarlo bien, pero generalmente aprendemos una lengua en busca de oportunidades laborales, y las personas analfabetas no suelen tenerla en ningún país por bien que puedan expresarse.

Así que si quieres aprender un idioma, y valerte de él, procura ser igual de bueno al hablarlo y al escribirlo.

En principio, para aprender a escribir en un idioma, es necesario conocer su alfabeto. Por eso, para un hispanohablante, el camino hacia la redacción en inglés, francés, portugués o italiano está prácticamente iniciado, y con algunas pequeñas variaciones podría decirse lo mismo con todas las lenguas que usan el alfabeto latino.

Eso empieza a ponerse difícil cuando queremos escribir lenguas eslavas, túrquicas o mongólicas, que se valen del alfabeto cirílico.

Por ejemplo, el ruso usa este alfabeto y para un hispanohablante puede resultar un reto inmediato. Sin embargo, es posible.

El alfabeto cirílico viene del griego, al igual que alfabeto latino. Eso podría hacer las cosas más fáciles, si no fuera porque letras muy parecidas a las occidentales no representan los sonidos que nos esperamos.

Así que lo que hay que hacer es simplemente ponerse a estudiar y a practicar las 33 letras que se usan en ruso y no rendirse.

¿Pero cuál es el idioma más difícil de aprender a escribir para los hispanohablantes?

Es difícil elegir una lengua como la más difícil de aprender a escribir para los hispanohablantes, pues siempre la respuesta puede depender de muchísimos factores.

Árabe

Un documental de la televisión egipcia dejó en evidencia hace una década que aprender a escribir en árabe es difícil incluso para los árabes, y denunciaba que los niños pueden pasar la mayor parte de su vida hasta los 10 años entendiendo cómo hacerlo.

Es que al hecho de que tiene tres plurales, cuatro variables de cada palabra, una pronunciación irregular y formas distintas para referirse a un hombre o a una mujer, hay que añadirle que no hay consenso entre las distintas regiones o países sobre una forma única de escritura.

Por si fuera poco, a veces se omiten vocales y te tocará adivinarlas por el contexto. En fin, es todo un reto.

Ruso

Es cierto que su alfabeto comparte raíces con lenguas latinas, por venir también del griego, pero después de memorizar la función de cada letra del cirílico, debes adentrarte lenta y progresivamente en su compleja gramática. En todo caso, para algunos expertos, el ruso se puede aprender a escribir en algunos meses, pero escribirlo bien y sin errores requiere años de esfuerzo y dedicación.

Chino

Aunque existen diez variaciones del idioma chino, lo más complicado de aprender este idioma radica en que su escritura es logográfica, o sea, que tiene más de 12.000 caracteres que significan distintas cosas, y no unas cuantas letras que unidas representan sonidos.

Sus caracteres están compuestos por pictogramas, ideogramas simples, ideogramas complejos, préstamos, fonosemánticos y cognados. Pero la buena noticia es que una vez que se aplica el método correcto para el aprendizaje, este no resulta tan difícil como se piensa.

Coreano

Hacia 1443, los coreanos quisieron crear un alfabeto que les permitiera comunicarse de manera más fácil que con los 12.000 caracteres chinos. Así que el rey Sejong el Grande creó él mismo uno.

Eso sí: aprenderlo fue relativamente fácil para las siguientes generaciones de coreanos, pero para un hispanohablante, puede resultar otro mundo. De todas formas, como fue un idioma creado para que mucha gente adulta lo aprendiera desde cero, tiene algunas vías para hacerlo de forma correcta incluso siendo occidental.

Japonés

La escritura japonesa podría atemorizar a los occidentales que quiera aprenderla, pues consta de tres alfabetos diferentes: hiragana, Katakana y Kanji. Cada uno se usa para distintos tipos de palabras, pero con el tiempo y muchísima memoria, es posible adentrarse en esa escritura.

En teoría, estos son los idiomas más difíciles de escribir para los hispanohablantes. Pero no hay nada que un método correcto no pueda solucionar.

En Lingua Language Center, estamos para ayudarte a aprender idiomas de la forma más efectiva posible. Revisa nuestro pensum académico para que vea todo lo que podemos hacer por ti.