+1 (888) 6-LINGUA
Seleccionar página

Cuando buscamos idiomas fáciles de aprender para los hispanohablantes, es normal que busquemos primero entre las lenguas romances, o sea, las que –al igual que el español– provienen del latín.

Sin embargo, dada la enorme influencia del inglés como lingua franca del siglo XXI, es el idioma de Shakespeare el que nos suele resultar más fácil de adquirir.

Es que, en un mundo tan globalizado, casi todo está en inglés: la mayor parte de la documentación científica, la mayoría de la información disponible en Internet…

¿Pero cuáles son los otros idiomas que resultan más fáciles de aprender para los hispanohablantes?

Efectivamente los que vienen del latín, y eso se debe al enorme parecido que tienen con el español, al compartir vocabulario, estructuras gramaticales y hasta algunas reglas ortográficas, al menos en sus principios elementales.

De cualquier forma, lo mejor será ver la siguiente lista.

Idiomas fáciles de aprender para los hispanohablantes

Estos son los idiomas que, según nuestra experiencia como academia de lenguas modernas, y la de miles de docentes alrededor del mundo, son los más fáciles de aprender para quienes hablan español.

Inglés

Por su sencillez gramatical y por su preponderancia en el mundo, el inglés es la lengua más fácil de aprender para los hispanohablantes. De hecho, se calcula que el 25% de la población mundial sabe al menos un poco de inglés.

Estamos tan expuestos a este idioma, que es difícil encontrar a un adulto que comience a aprender inglés desde cero absoluto.

Portugués

Para muchos académicos, el portugués es realmente la lengua más fácil de aprender para quienes hablan español. Sin embargo, ocupa el segundo lugar de nuestro ranking porque no es común que un hispanohablante se relacione tanto con ese idioma.

Una vez que aprendes el vocabulario en portugués, que está lleno de falsos amigos (embaraçada significa avergonzada o apenada y no embarazada), solo hay que prestar atención a la cadencia, el ritmo y las inflexiones para hablarlo a un buen nivel.

Francés

A pesar de sus sonidos nasales completamente ajenos al español, y de sus variados acentos: agudos, graves, circunflejos y las diéresis, una vez que se dominan esos aspectos, el francés se vuelve relativamente fácil para los hispanohablantes.

El francés, además le otorga múltiples palabras al español: las llamadas galicismos o francesismos, vocablos que etimológicamente vienen de las Galias, y que se han adaptado con el paso del tiempo perfectamente a la lengua de Cervantes.

Italiano

Es maravilloso para un hispanohablante aprender italiano. Esa forma de hablar tan propia y a la vez sofisticada ha seducido a millones de personas que lo han adquirido como segunda lengua.

Además, se trata de un idioma especialmente parecido al español en su estructura y vocabulario, y que suele abrir puertas asombrosas en distintas industrias como el deporte, el automovilismo, la cocina, la moda o las bellas artes.

Catalán

Cualquier persona que hable español, puede aprender en poco tiempo a defenderse con fluidez en catalán. Eso se debe a que ambos idiomas comparten muchísimas similitudes en su vocabulario, y a que las estructuras son casi idénticas.

Aunque mucha gente puede pensar que el catalán solo se habla en Catalunya, también se habla en otros lugares de España, en Francia y en Andorra.

Rumano

Quizá no lo sabías, pero sí: el rumano es una lengua romance al igual que el español y el portugués. De hecho, es el idioma que más se parece al latín original, del que vienen tantos idiomas, y comparte un 80% de similitudes con el español.

Así que puedes aprender algo tan exótico como el rumano en poco tiempo si le pones la dedicación necesaria.

Japonés

¿Japonés? ¿En serio? ¡Sí! Para quienes tienen el español como lengua materna, se hace bastante fácil aprender ese idioma, ya que su fonética es simple y las vocales bastante sonoras. En cambio, para los angloparlantes puede ser un tormento en muchísimos casos.

Es importante aprenderse los caracteres chinos importados (kanji), así como sus silabarios: el katakana y el hiragana. Aunque eso puedo sonar complicado, es relativamente fácil de aprender.

Griego

Si ya incluímos los idiomas romances, ahora hay que incluir una helénica: el griego, que como influyó en la creación del latín, tiene similitudes con el español.

Por ejemplo, al igual que el español, el griego tiene cinco vocales que pronuncian de manera simple (o sea, que no hay vocales largas y cortas como en inglés). Eso hace del griego un idioma que podrías aprender sin ninguna dificultad.

Ruso

El ruso es un idioma espectacular para los entusiastas de la literatura universal. Casi todos los sonidos en los que se basa esta lengua eslava se parecen a los del castellano, y por si fuera poco, su vocabulario está ampliamente influido por el latín.

Eso sí: usa otro alfabeto, el cirílico, que puede ser un reto a la hora de escribirlo; pero solo al principio. Con el tiempo, entenderás la función de cada letra y tendrás la habilidad de comunicarte con eficiencia en lo escrito.

Conclusión: Los 9 idiomas fáciles de aprender para los hispanohablantes

Todas estas lenguas conforman el ranking de las que, según alumnos y profesores a nivel mundial, son las más fáciles de aprender para los hispanohablantes.

Si quieres aprender alguna, ¡escríbenos! En Lingua Language Center, Estamos listos para recibirte en nuestras escuelas en Florida o en nuestra plataforma en línea.